Mi niño tiene piojos, ¿Qué hago?

Lo primero que debemos saber es que no debemos horrorizarnos ante la posibilidad de que nuestro pequeño tenga piojos, puesto que son una de las afecciones más comunes en niños que no dependen de la higiene del niño ni de su cabello y lo más importante, no transmiten ninguna enfermedad

¿Qué debemos hacer ante la posibilidad de la existencia de piojos?

  1. Revisar el cuero cabelludo del niño
  2. Tratarlo con producto específico, una vez tratado ya puede realizar vida normal y volver a sus círculos sociales sin riesgo de contagio.
  3. Comunicarlo en su entorno más cercano (guardería, cole..) para evitar la infesta de otros niños

¿Qué son los piojos y las liendres?

Los piojos son parásitos muy pequeños que habitan en la cabeza de los seres humanos alimentándose de pequeñas cantidades de sangre del cuero cabelludo, la salivación que producen cuando se alimentan es lo que provoca el famoso picor de cabeza.
Las hembras reproducen huevos fácilmente: las liendres que son adheridos al cuero cabelludo de forma muy resistente al agua.
Las liendres no se contagian, pero tras un periodo de incubación de 8 a 10 días nacen las ninfas (piojos) que se van alejando de la raíz a medida que crecen.
Los piojos pueden vivir hasta un mes en la cabeza del niño.

¿Cómo los detecto?

Los piojos varían de color de beis a gris adaptándose a la tonalidad del cabello del niño, por lo que tendremos que utilizar determinadas estrategias si los queremos localizar, especialmente cuando hay pocos:Piojos

  • Se detectan mejor con el pelo mojado, por lo que revisaremos al niño después del baño, colocaremos una toalla blanca sobre los hombros del niño para facilitar su visibilidad
  • Revisaremos a mechones todo el cuero cabelludo, comenzando por la zona de detrás de las orejas y la nuca que es donde se suelen encontrar
  • Pasaremos la liendrera, si esta arrastra partículas blanquecinas similares a la caspa se trata de liendres lo que significa que hay o ha habido piojos.

¿Cómo tratarlos?

  • Los piojos mueren prácticamente en su totalidad tras la primera aplicación de la mayoría de tratamientos específicos que podemos adquirir en farmacias. Esto quiere decir que inmediatamente después de detectarlos aplicaremos algún producto para eliminarlos y al día siguiente el niño podrá volver al cole o a la guardería.
  • Debemos lavar y revisar todos objetos personales del niño: sábanas, almohadas, cepillo pelo, ropa de los últimos días..
  • Debido a su resistencia al agua, algunas liendres han podido resistir el tratamiento aplicado. Aunque las liendres no se contagien, la mayoría de los tratamientos recomiendan aplicaciones posteriores antes de la aparición de las ninfas.

¿Debemos comunicarlo en el cole o en la guardería?

Siempre debemos comunicar en el entorno más cercano del niño la presencia de estos parásitos, para que el resto de papás esté informado y poder evitar posibles brotes epidémicos.
Recordemos que:

  • Los piojos no saltan, pero sí se trasmiten fácilmente a través de la ropa y el contacto que tienen los niños entre sí.
  • No son sinónimo de falta de higiene, el piojo vive en todo tipo de cuero cabelludo.
  • Una vez tratado el niño ya puede volver al cole o a la guardería sin suponer alteraciones en la conciliación familiar.
  • Aunque ya hallamos tratado a nuestro niño, el contagio se pudo producir días anteriores por lo que el resto de papás debe estar informado.
  • Son resistentes al agua, se pueden transmitir en piscinas

Recordemos que siempre que detectemos cualquier afección o enfermedad que sea sensible de infestar a otros niños debemos comunicarlo en su entorno más cercano.

Share